Archivos Mensuales :

junio 2020

CONSCIENCIA DESDE EL CORAZÓN Siente cada momento vives, vive cada momento que sientes.

CONSCIENCIA DESDE EL CORAZÓN Siente cada momento vives, vive cada momento que sientes. 150 150 Manel y Marina

El pasado ya finalizo y no lo podemos cambiar. El futuro aún está por llegar y nos es totalmente desconocido, no sabemos que pasara. Ahora lo único que tienes es el momento que vives, este mismo momento, el presente. Vamos hacer del momento presente algo maravilloso en el cual estar,  el único lugar que puedes crear, decidir, pensar, sonreír, actuar o vivir…desde tu corazón!!

“El mindfulness lo tenemos que practicar prestando atención de una manera específica, en el momento presente, con el corazón abierto, evitando en lo posible ser reactivo o juzgar” 

-Dtr.Jon Kabat-Zinn-

Que nos dice:

Prestar atención. Para ser consciente hay que prestar atención.

Momento presente. Estar aquí y ahora implica que solo tienes que ser consciente de lo que pasa ahora. Lo que vives es correcto tal y como lo ves.

Evita reaccionar. Siempre reaccionamos automáticamente según nuestra experiencia al vivir cualquier situación, sin prestar la suficiente atención.

Evita juzgar. No juzgues lo que vives como bueno o malo, como algo que gusta o no. No filtres lo que pasa, deja que pase sin más.

Con el corazón abierto. Eso implica enriquecer lo que vives con cualidades  como la bondad, la comprensión, la ternura y la cordialidad.

La meditación no es no pensar en nada. La meditación consciente es prestar atención de manera metódica a lo que tú decidas.

En la meditación consciente nos centramos en los siguientes aspectos, o en una combinación de ellos:

  • Sentir la propia respiración
  • Sentir uno de los sentidos.
  • El cuerpo
  • Los pensamientos o emociones

Si observas tus pensamientos, descubrirás su patrón habitual. Los pensamientos tienen gran impacto en las emociones y en las decisiones que tomamos, por lo que ser conscientes de ello es de gran ayuda.

En la consciencia plena, aceptación quiere decir que somos conscientes de lo que estamos viviendo en este momento presente. Aceptar no implica para nada resignarse, ni rendirse

El cuerpo y la mente van cogidos de la mano, forman un solo ente. Si nuestra mente está tensa con pensamientos llenos de ansiedad, nuestro cuerpo se tensa automáticamente.

Cuando sufrimos estrés, nuestro cuerpo comienza a prepararse para luchar, haciendo fluir por tu cuerpo un montón de energía, y como no sabemos qué hacer con ella, se tensa.

La finalidad que buscamos no es solo relajarnos, sino de ser conscientes y explorar lo que vivimos en cada momento, de la mejor manera posible. Si estamos tensos tenemos que ser conscientes de esa tensión y vivirla con la curiosidad necesaria. Entonces puedes buscar que parte de tu cuerpo esta tensa y mediante la respiración conectar con  ella y aceptando lo que sientes. La situación cambiará.

Con el mindfulness acentuaremos la consciencia que tenemos de nuestro propio cuerpo. Te permite notar cualquier mínimo cambio en él y ante la primera señal de estrés excesivo puedes prestar toda tu atención a la nueva situación y descubrir como disiparla.

Cuando sufrimos dolor, lo único que queremos es que desaparezca. Tensamos los músculos y hacemos un esfuerzo por distraernos, o reaccionamos con enfado para que se acabe, lo cual aumenta la tensión en nuestro cuerpo. A veces queremos luchar contra el dolor, gastando mucha energía para hacerle frente. O tal vez nos resignamos, nos damos por vencidos y nos sentimos impotentes ante el mismo.

El mindfulness nos hace una propuesta diferente, hace que prestemos atención al foco del dolor, toda la que puedas. Esto implica llevar actitudes de bondad, curiosidad y aceptación hacia esa zona dolorosa. Al principio no es fácil, pero aprenderemos la diferencia que hay entre el dolor físico y el dolor psicológico. Uno es la sensación pura y dura de dolor en el cuerpo y el otro es el estrés, la ansiedad y la frustración que produce. Con el mindfulness aprenderemos a dejar marchar el dolor psicológico, relajando así la tensión muscular en la zona y mitigando el dolor físico.

La mente es como el mar, hay veces que esta enfurecido y otras que está totalmente en calma. Cuantas veces nuestra mente va de un pensamiento a otro y a otro, sin descanso. En cambio otras veces los pensamientos nos llegan de una forma lenta y pausada, muy espaciados.

El mindfulness no trata de cambiar la velocidad de los mismos, sino ser conscientes de ellos y de cómo surgen.

Cuando se trata de pensar nuestro cerebro repite casi siempre los mismos patrones, cada vez que piensas o haces algo en concreto, aumentas la posibilidad de tener el mismo pensamiento. Así al repetir el pensamiento o la acción la conexión que existe entre las neuronas aumenta. Si no eres consciente de esto, puedes tener todo tipo de pensamientos o comportamientos negativos que influyen en tu vida sin ni siquiera ser consciente de ellos, ni cuestionarte su verdad o validez.

La consciencia plena  anima a observar los pensamientos, emociones y acciones. Así serás capaz de identificar los pensamientos destructivos o cuestionar su veracidad.

En cada momento estamos tomando decisiones, seamos o no conscientes de ello. Cuanto más importantes sean, mayor impacto tendrán, así que siempre deseamos tomar buenas decisiones.

Tenemos que ser conscientes que nuestro cuerpo puede ayudarnos a tomar mejores decisiones: un pensamiento es una señal interior y la intuición forma parte de ello, es más rápida que un pensamiento racional. Con el mindfulness aprenderemos a profundizar en nuestra consciencia y conectar con nuestra parte intuitiva.

Cuando solo estamos atentos a los pensamientos y las emociones que sentimos, nos olvidamos de prestar atención a los estímulos que llegan de los cinco sentidos y no somos conscientes de nada más. Los pensamientos se basan en experiencias que hemos pasado que tenemos almacenadas en la memoria. Así mismo los pensamientos influyen en las emociones. Al no prestar atención a los sentidos, bloqueamos con los pensamientos y emociones pasadas lo que sentimos el presente, en este momento.

Con la consciencia plena, aprenderemos a comprender mejor nuestras emociones, saber que están en un constante cambio, sentiremos que son experiencias físicas. Las emociones tienen una tremenda influencia en el comportamiento y los pensamientos. Podremos observar nuestras emociones, notando la diferencia que hay entre nosotros y ellas. No somos nuestras emociones.   

La presencia plena nos ayuda a poner las cosas en perspectiva, nos da la oportunidad de parar y contemplar todos estos pensamientos y emociones que vienen y van para descubrir ese yo que se esconde en nuestro interior, siendo conscientes desde nuestro corazón.

Si este artículo te ha parecido valioso te agradeceré mucho que hagas clic en alguna de las redes sociales de abajo. Con ese simple gesto me estarás ayudando a seguir adelante con el blog. ¡Muchas gracias!

MINDFULTNESS: VIVIR PLENAMENTE CONSCIENTE. Respira, siente, conecta contigo.

MINDFULTNESS: VIVIR PLENAMENTE CONSCIENTE. Respira, siente, conecta contigo. 150 150 Manel y Marina

La autoconciencia es la capacidad de mirar hacia nuestro interior, para conocer nuestros sentimientos, nuestras emociones, pensamientos e inquietudes y que voluntad tenemos para administrarlas. La autoconciencia, como pilar de la inteligencia emocional nos permite tener una percepción real de lo que somos en el momento presente, teniendo en cuenta el pasado que hemos vivido y el futuro que forman nuestras expectativas.

Practicando la atención plena aprendemos a observar sin juzgar, sin criticar y sin reaccionar a la experiencia tal y como es el momento presente. Gracias a atender al presente se silencia el pensamiento, dándose la condición adecuada para que observes, comprendas y superes tus conflictos. tus pensamientos dejan de aportar información dejando de manera natural solo la experiencia, sin añadir capas y más capas que te lleven a otro estado emocional o mental, simplemente vives el estado real.

Sentirte presente es tan simple como tomar conciencia de tu aquí y ahora experimentando sensaciones, emociones y pensamientos. la sensación de presencia se hace muy evidente cuando, estando atento a lo que vives, los pensamientos y emociones se aquietan, este momento presente te permite que mires al futuro y al pasado, sin estar atado a sus pensamientos y emociones.

Elementos fundamentales relacionados con la actitud de la practica de atención plena son:

  • No juzgar, no encasillar nuestras  experiencias en buenas o malas
  • Tener paciencia suficiente para ser capaces de respetar los procesos naturales de los acontecimientos y estar abiertos a cada momento, todo pasa cuando tiene que pasar.
  • Mantener la mente del principiante, permanecer libres de las expectativas basadas en las experiencias previas.
  • Tener confianza y responsabilizarnos de nosotros mismos, aprender a escuchar nuestro propio ser, y confiar en el.
  • No esforzarnos en conseguir resultados. La practica regular del mindfulness produce resultados por sí misma
  • Aceptar, debemos ver que las cosas son como son en el presente. Esto supone que debemos aceptar lo que pasa, aunque no nos guste lo que está pasando.Esto no es sinonimo de tener una actitud pasiva, sino la voluntad de ver las cosas tal y como son.

Práctica diaria de Mindfultness. Un poco de dedicación para conseguir muchos beneficios.

Un momento de atención plena:

Este ejercicio lo puedes practicar en cualquier momento del día. Consiste en enfocar toda la atención en tu respiración durante cinco minutos. Deja abiertos los ojos, respira con el vientre en lugar de con el pecho ( respiración abdominal) inspira por la nariz y expira por la boca. Céntrate en el sonido y el ritmo de tu respiración. Prepárate para que la mente deambule ( porque lo hará) y tendrás que esforzarte por devolver la atención al objetivo cada vez que esto pase. Puedes realizar este ejercicio las veces que quieras porque te ayudara a restaurar la mente, conseguir claridad y paz.

Este ejercicio es la base de una técnica de meditación mindfultness correcta. Respiramos para vivir, pero se trata de una función que realizamos de manera automática. La mayoría de veces no respiramos bien sino que lo hacemos de una manera incompleta, porque no utilizamos plenamente nuestro sistema respiratorio. practica este ejercicio diariamente durante cinco minutos para respirar profundamente. Elije el momento en el que te sientas estresado, enfadado o irritable. cuando salgas de la respiración consciente, notaras como tienes mas energía y has ganado tranquilidad.

Si este artículo te ha parecido valioso te agradeceré mucho que hagas clic en alguna de las redes sociales de abajo. Con ese simple gesto me estarás ayudando a seguir adelante con el blog. ¡Muchas gracias!

AQUÍ Y AHORA

AQUÍ Y AHORA 150 150 Manel y Marina

» Un hombre se le acercó a un sabio y le dijo:

– Me han dicho que tú eres sabio… Por favor, dime qué cosas puede hacer un sabio que no está al alcance de las demás personas.

El anciano contestó: cuando como, simplemente como; duermo cuando estoy durmiendo, y cuando hablo contigo, sólo hablo contigo.

Pero eso también lo puedo hacer yo y por eso no soy sabio, le contesto el hombre, sorprendido.

Yo no lo creo así, le replico el anciano. Pues cuando duermes recuerdas los problemas que tuviste durante el día o imaginas los que podrás tener al levantarte. Cuando comes estás planeando lo que vas hacer más tarde. Y mientras hablas conmigo piensas qué vas a preguntarme o cómo vas a responderme, antes de que yo termine de hablar.

El secreto es estar consciente de lo que hacemos en el momento presente y así disfrutar cada minuto del milagro de la vida.»

                                                                                                                     Anthony de Mello

VIVIR EL MOMENTO, VIVIR AHORA, DISFRUTAR DE LO QUE HACES.

Al despertarnos cada mañana, antes de poner un pie en el suelo, nuestra mente  hace rato que salio de la cama. Tenemos todo el día por delante y estamos pensando en todo lo que tenemos que hacer, repasamos mentalmente paso a paso como sera nuestra jornada. Estamos viviendo en futuro, planificando una a una las cosas que queremos hacer.  O quizás aun estés pensando en lo que paso ayer, en como fue el día y los problemas que tuviste. Vivimos en pasado.

La verdad es que no podemos hacer nada, lo que pasó, ya paso y no lo podemos cambiar y el futuro, aunque sea bueno planificarlo con mesura, tampoco lo podemos controlar.  El hoy, el ahora, es con lo único que contamos. Lo que esta sucediendo ahora mismo, eso es lo único que controlas  y depende de ti.

Vivimos con el piloto automático puesto, hacemos las cosas con la cabeza en otra parte, no prestamos atención a lo que estamos haciendo y no nos damos cuenta de lo que esta pasando a nuestro alrededor. Desayunando pensamos en como vamos a solucionar tal o cual problema, en vez de disfrutar de lo que estamos haciendo, el aroma del café o el sabor del pan tostado. Nuestros pensamientos divagan todo el día y no nos dejan disfrutar de lo que hacemos en ese momento. 

Vivimos en pasado o en futuro, consumiendo el tiempo presente en eso, despreciamos el ahora.

Párate, inténtalo unos segundos tan sólo. Respira. Siéntete. Conecta contigo. Presta atención a lo que estas haciendo, es tu presente. La vida son momentos y hay que empezar a exprimirlos al máximo.

Vive la experiencia. Pasa unos minutos contigo, aquí  y  ahora. Se consciente de ello y disfruta del momento. No hay nada más.

GESTIÓN DE LAS EMOCIONES

GESTIÓN DE LAS EMOCIONES 150 150 Manel y Marina

Toda emoción lleva siempre un mensaje implícito que tenemos que saber entender, por eso es importante no luchar contra ellas, nos son muy útiles. Si las sabemos canalizar, nos ayudaran a manejar los problemas surgidos y mejorar. Dependiendo de cada situación experimentaremos una emoción u otra.

Tenemos que dejar que las situaciones, acontecimientos  o circunstancias nos influyan pero no nos dominen. Nada nos hace sentir mas humanos que las emociones que experimentamos. Hay que saber que trabajar y gestionar las emociones no significa reprimirlas. Tenemos que habituarnos a reflexionar sobre lo que sentimos y ser coherentes con nuestras conclusiones.

Para poder trabajar y potenciar las emociones, tenemos que estar preparados para poder sentir toda clase d

e emociones. Observar nuestras reacciones emocionales en las situaciones que experimentamos diariamente, Prestar atención a las manifestaciones físicas que experimente tu cuerpo con las emociones, tenemos que escucharlas. Pero no juzgarlas. Todas las emociones son una pieza de información muy útil que están conectadas con algún acontecimiento en tu mundo personal.

Se abierto y agradable y observa el efecto que tienes sobre los demás. 

Cada emoción va ligada a unas sensaciones físicas en nuestro cuerpo, que nos  grita cuando no las escuchamos transformándose  en dolor y  sufrimiento. Y así nos lo hacen saber.

  • Miedo: Dolor de estomago, tensión corporal, el corazón se acelera, sudores, presión en el pecho, cambios de apetito, insomnio …
  • Enfado: Tensión corporal, aceleración de la respiración. tensión de la mandíbula, subida de la  temperatura corporal, dolores de cabeza…
  • Tristeza: A nivel físico se expresa con lagrimas, sollozos, presión en el  pecho, respiración entrecortada, poco apetito…

Las emociones positivas pueden potenciar nuestra salud del mismo modo que las negativas pueden debilitaras.Nuestro sistema nervioso central y nuestro sistema inmunológico  están comunicados directamente. Por lo tanto las emociones y el cuerpo están conectados  e interactuan  juntos, no se pueden separar.

Experimentar emociones positivas provocara tener una menor tensión arterial y tener un sistema inmunológico mas fuerte.  La diversión es una emoción asociada al placer, es por lo tanto un poderoso relajante natural. La alegría es quizás una de las emociones mas rápidas.

«Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia»

                                                                                                             – Anatole France-

DESHAZTE DE LA CULPA Y VIVE La culpa te impide llevar una vida única.

DESHAZTE DE LA CULPA Y VIVE La culpa te impide llevar una vida única. 150 150 Manel y Marina

La culpa es una emoción que te impide avanzar. El sentimiento de culpabilidad te impide disfrutar plenamente de tu vida, te priva de vivir nuevas experiencias, de tomar nuevas decisiones, asumir retos por «algo que hicimos o que no y se asumía que deberíamos hacer o no hacer». Esa creencia genera sentimientos como la tristeza, el remordimiento, el lamento, la angustia, la impotencia y la frustración.

Este sentimiento es uno de los mayores problemas que invaden nuestra vida. «Todo esto es por mi culpa. Soy el culpable», este tipo de frases que muchas veces nos repetimos, son frases con unas connotaciones negativas que nublan nuestra capacidad de razonar, porque la emoción que produce en nosotros es muy intensa, bloqueando nuestros recursos y fortalezas para afrontar la situación de una manera exitosa y pensando que somos merecedores de todo lo que nos esta sucediendo. La culpa hace que tengamos una visión limitada de nosotros mismos y del mundo.

Lo cierto es que nos hace conscientes de que algo hemos hecho mal y facilita el intento de repararlo. La culpa nos brinda una valiosa información sobre las consecuencias de nuestras acciones. Nos marca limites, es una guía moral que nos indica el camino a seguir. Nos hace salir de nuestra zona de confort y pedir disculpas. O al menos intentarlo.

Cada persona vive la culpa a su manera, y lo que una persona le puede generar un tremendo sentimiento de culpabilidad a otras apenas puede afectarle.

Nuestra educación, nuestra cultura, nuestra creencia y nuestros valores. Son lo que determinan cuando y en que persona que somos y la que pensamos que debemos ser. Los efectos de la culpa son interminables. Es como si lleváramos un juez interno que nos murmurara al oído sus acusaciones cada vez que nos apartamos del modelo. Si nos observáramos a nosotros nos daríamos cuenta que ese juez interno nos guía por el buen camino.

Aceptar que somos quienes somos, es un requisito fundamental para que la culpa no nos invada. Eso no quiere decir que no podamos cambiar y mejorar o que no podamos crecer como personas, pero seguro que no lo lograremos por el camino de la culpa y el reproche.

Liberarnos de ella pasa por aprender a aceptarnos tal y como somos. Y eso por permitirnos nuestra ración de limitaciones defectos y errores Solo cuando somos capaces de aceptar y perdonar lo menos brillante de nosotros mismos podemos reconectar con nuestro bienestar. Al fin y al cabo perdonar significa aceptar que no somos perfectos, que estamos aprendiendo de la vida y que el mayor error que podemos cometer es no aprender de nuestros errores. Así podemos dejar de vivir sintiéndonos culpables para empezar a vivir siendo responsables.

Somos responsables, no culpables de la interpretación que hacemos de nuestra vida, nuestras acciones y nuestras palabras.

Vive la vida según tu código moral, lo que tú crees que es bueno y correcto. Defiende tus creencias, deseos y necesidades, sin dejarte influenciar por lo que piensan, desean o necesitan los demás.

Decide ser protagonista en lugar de víctima, deja de perder el tiempo culpándote y enfoca tu energía en vivir «tu» vida como «tu» quieres vivirla porque es única.

Si este artículo te ha parecido valioso te agradeceré mucho que hagas clic en alguna de las redes sociales de abajo. Con ese simple gesto me estarás ayudando a seguir adelante con el blog. ¡Muchas gracias!

Déjanos tus datos

Tu nombre *

Tu correo electronico *

Tu telefono *

¿Quieres que te llamemos?

Contacta con nosotros

Agradecimientos.
Anna Ma. Martínez  – Tel.678.450.322  Fotografía

Dirección:
Av. Francesc Macia 165  08800 Vilanova i la Geltru (Barcelona)
Tel: 646.024.189
E-mail: info@manelmarina.es

Todos los derechos reservados ® ManelYMarina 2019

Tu nombre *

Tu correo electronico *

Tu telefono *